Saltar al contenido

Swan

Historia de la firma Swan

La marca de estilográficas Swan fue una de las pioneras en este sector y se situó a principios del siglo XX como una de las firmas inglesas de referencia por su calidad y sus bellos diseños. Vamos a conocer algunos de sus modelos y su historia.

Modelos

Historia de la firma Swan

La historia de la firma Swan se remonta al siglo XIX y recorre la mitad del XX, así que vamos a conocerla.

Los inicios como fabricantes de carcasas y mangos

Patente J. Mabie Pencil Case
Patente de J. Mabie de carcasa para plumillas en 1854

Todo empezó cuando dos señores, Mr. Todd y Mr. Mabie, se unieron en la década de los 60 del siglo XIX en Nueva York, Estados Unidos, para fabricar cañas o carcasas para plumillas y mangos o palilleros para plumillas. Unos años más tarde, se unieron a la empresa los hermanos Bard, que se dedicaban a la fabricación de plumillas de oro, y fundaron en 1973 la empresa Mabie Todd y Bard, que estableció su sede en Nueva York.

La primera patente de pluma estilográfica

Patente William W. Stewart 1878
Patente de William W. Stewart en 1878

En el año 1878 la empresa registró su primera patente para el diseño y la comercialización de una pluma estilográfica. De ello se encargó William Washington Stewart y la primera estilográfica de Swan apareció seis años después, en 1884, con un alimentador «over-under» («encima-por debajo») que liberaba la tinta ayudado por un alambre de plata trenzado, con un capuchón a presión y se cargaba mediante cuentagotas.

Swan over-under anuncio
Anuncio del modelo over-under

El nombre de Swan se creó como marca alrededor de 1890, ya que este animal está lleno de elegancia, y se utilizaba para las plumas de gama alta.

Nueva sede en Reino Unido

Anuncio Swan 1896
Anuncio de Swan en 1896

En el mismo año que lanzaron su primera pluma estilográfica, 1884, abrieron una tienda showroom en Cheapside, Londres, Reino Unido. Más tarde, en 1905, abrieron otras tiendas más grandes en High Holborn, un barrio más céntrico. En esos años, Swan era una marca muy conocida, sinónimo de pluma estilográfica. En 1906 el apellido de Bard fue eliminado y, consecuentemente, la empresa británica pasó a llamarse Mabie Todd & Co. New York.

Inicio de la producción británica

anuncio Swan 1909
Anuncio de Swan en 1909

En el año 1907 dio comienzo la producción de las plumas en Gran Bretaña, aunque los plumines seguían siendo importados de EEUU. Durante esos años y los venideros, la actividad de la empresa bajó mucho en Estados Unidos por la aparición de otras grandes firmas de estilográficas, como Parker, Waterman o Sheaffer, pero en cambio, en Reino Unido, seguía marchando bien. Gracias a este buen funcionamiento de la fábrica de Weston Street, Londres y de las buenas ventas, la facción de Nueva York acordó vender todos los derechos del negocio a Mabie Todd & Company Ltd of England.

La pluma segura y con una ventanita

Swan Safety Fountain Pen en 1913
Anuncio Swan Safety Fountpen en 1913

En cuanto a las novedades técnicas, se introdujo en 1910 el capuchón de rosca para evitar fugas, que en 1911 se denominó «Safety Screw Cap» o «Screwdown Cap«. También se introdujo un sistema alimentación por escalera, llamado «Ladder feed«, así como un mecanismo de relleno en el que no había que desmontar el plumín, sino que se introducía la tinta mediante la inyección en una pequeña abertura taponada a la que se accedía retirando el alimentador inferior.

También lanzaron una pluma, llamada «Inksight», algo así como «visor de tinta«, con una ventana de cristal transparente en el cuerpo del barril que permitía comprobar el nivel de tinta. Estas innovaciones, por desgracia, no tuvieron mucho éxito y fueron abandonadas, aunque otras compañías, como Pelikan, años más tarde recuperarían el visor de tinta.

Primera Guerra Mundial

Swan Anuncio Primera Guerra Mundial
Anuncio de Swan en 1914

Normalmente las guerras mundiales afectaron mucho a los fabricantes de plumas, ya que los materiales utilizados en su elaboración iban destinado a armamento y había un gran desabastecimiento. En ocasiones, incluso los gobiernos les obligaban a reconvertir sus fábricas para la producción armamentística. Por suerte, la Primera Guerra Mundial no afectó a la firma Swan, que siguió creciendo, con fábricas en Londres y en Liverpool, aunque los plumines seguían siendo importados de Estados Unidos. Como dato curioso, y se han encontrado algunos modelos con la etiqueta «Made in USA During War» (Fabricado en Estados Unidos durante la Guerra».

Swan Self Filler Fountpen
Anuncio de Swan Self Filler Fountpen

Continuaron con los avances técnicos y en 1915 sacaron al mercado un modelo con clip remachado, y en 1920 lanzaron primer modelo con carga automática por palanca, llamado «Swan Self Filler Pen«, que más tarde pasaría a llamarse «Swan Self-Filler».

Anuncio Swan en 1918
Anuncio Swan Trench Pen en 1918

Durante la guerra también lanzaron un modelo con cuentagotas, conocido como «Trench Pen («Pluma de las trincheras») que estaba dotado de compartimento en la parte inferior para alojar tinta en barra que se disolvían en agua.

A finales de 1919, como parte de su plan de expansión, establecieron su sede central en Oxford Street, Londres. Durante la posguerra, lanzaron una línea económica llamada «Blackbird«, que se había comercializado en Estados Unidos durante la Primera Guerra Mundial.

Años 20: la pluma Eternal

Pluma Swan Eternal Anuncio

En el año 1923, y como respuesta a la novedad de Sheaffer de garantía eterna mediante su «White dot», sacaron al mercado el modelo Eternal, cuyo nombre hacía alusión a la garantía de por vida de la pluma. Estaba fabricada con ebonita de gran calidad, se rellenaba por palanca y fue producida en distintos tamaños y estaba caracterizada estilísticamente por la presencia de muchos anillos en la parte superior del capuchón.

En los años siguientes, se empezaron a fabricar en celuloide de colores verde y azul, y en 1930 ampliaron la gama a coral, verde Nilo, lavanda, mandarina y azul lapislázuli. Gracias a estos colores brillantes y a las decoraciones con varias anillas, las plumas Swan resultan de las más bellas de esa época.

De importar a producirlo todo en los años 30

Anuncio Swan 1939
Anuncio Swan en 1939

Durante los años 20, Swan todavía importaba algunas de las piezas de sus estilográficas de Estados Unidos. Sin embargo, fueron aumentando su producción y ampliando sus instalaciones y, a finales de los 30, fabricaban sus plumas en Londres, los plumines de oro en Birmingham y la tinta en Liverpool.

En cuanto a las innovaciones de esos años, nos encontramos que en 1932, Swan lanzó un nuevo sistema de carga denominado «leverless«, es decir, «sin palanca» y que se basaba en la compresión de una bolsa de goma (eso hace pensar en el sistema aerométrico), que funcionaba haciendo rotar la culata, la cual hacía que una palanca en el interior apretase la bolsa.

Sunderland House
Sunderland House

De este modo, siguió su periodo de buenaventura, dominaban el mercado, así que trasladaron a una nueva sede, Sunderland House, en Mayfair, Londres, una mansión muy prestigiosa.

El desastre de la Segunda Guerra Mundial

Aunque pudieron sortear el desastre de la Primera Guerra Mundial, la segunda les afectó de lleno, ya que en en el blitz de Londres fueron destruidas su sede de Sunderland House y su fábrica principal en Harlesden, al norte de la ciudad. Alguna maquinaria se salvó y pudo utilizarse en otra fábrica de la City, pero al ser declarada como «manufactura no esencial», tuvo que ser destinada a la fabricación de espoletas para cohetes y munición. Al acabar la guerra, dejaron la City y se mudaron a Royal Park, donde en 1946 reanudaron la producción de estilográficas.

Su salida infructuosa a bolsa

En 1948 Swan decidió salir a bolsa, pero, al no contemplar entre sus planes de negocio la fabricación de bolígrafos, que era lo que estaba entrando fuerte en los mercados de los años 50, no consiguieron nuevos accionistas y fue el inicio del declive de la empresa.

Su conversión a Biro Swan y el modelo Calligraph

Anuncio Swan Calligraph 1953
Anuncio de Swan Calligraph en 1953

Biro Pens se decidió a comprar una gran parte de las acciones de Swan y, en 1952, pasaron a ser Biro Swan. En esa época, lanzaron una nueva gama llamada Calligraph, de alta calidad y destinada a colmar la locura por escribir en caligrafía itálica, que era lo que más se llevaba en aquel momento. Por lo tanto, los plumines eran de punta plana. Sin embargo, la nueva compañía no apoyó la manufactura de estilográficas y, junto que con sus rediseños de 1956 no convencieron al mercado por su falta de calidad y que finalmente toco acabó en manos de Bic, la historia de Mabie Todd & Co vio su final en los años 60 tras más de 80 años llenos de maravillosas estilográficas.