Saltar al contenido

Alimentador

Alimentador de una pluma estilográfica

El alimentador (en inglés feeder [ˈfiːdə], feed bar [fiːd] [bɑː], ink feed [ɪŋk] [fiːd] o underfeed [ˌʌndəˈfiːd]) es la parte de la estructura interna de una pluma estilográfica, que conduce la tinta desde el depósito hasta el plumín, controlando el flujo mediante capilaridad, lo que se asegura que la tinta no corra si no se pone en contacto con el papel.

Tiene forma cilíndrica y su superficie se ve incrementada por las aletas o ranuras para que pueda atraer o liberar la tinta de forma uniforme, ya que realiza la función de tampón.

El inventor del alimentador fue Lewis Edson Waterman y lo patentó el 12 de febrero de 1884, bajo número de registro US293545A.

Patente US293545A del primer alimentador de plumas estilográficas.
Patente US293545A de una pluma estilográfica con alimentador de Waterman

Los primeros alimentadores estaban confeccionados en ebonita, hasta que en la década de los años 40 se empezaron a fabricar en plástico los alimentadores de las plumas económicas, mientras que se continuó usando la ebonita para los modelos de gama más alta.

Mientras que la primera mitad del siglo XX se caracterizó por el esfuerzo de investigación en materiales, a finales del siglo XIX las empresas dedicaron sus esfuerzos a buscar un sistema de alimentación perfecto, como el Lucky Curve de Parker o el Waterman Spoon Feed, los cuales terminaron siendo reemplazados por el alimentador de aletas.

Vista detallada de un alimentador de una pluma Pelikan M800
Alimentador de aletas de una Pelikan M800

De todas formas, los fabricantes no dejaron de tratar de innovar los sistemas de alimentación en las estilográficas, como es el caso del Magic Feed de Eversharp o el Tintomatic de Lamy, cuyas marcas promocionaron mucho cuando la publicidad iba más encaminada hacia los materiales.

Otra forma de alimentación del plumin es una utilizada durante el siglo XIX, llamada overfeed, la cual consistía en una pestaña de ebonita sobre el plumín para llevar la tinta desde el depósito, el cual siguieron utilizando al principios del siglo XX marcas como Swan y Onoto.