Saltar al contenido

Lucite

Pluma de lucite

El Lucite es la marca comercial que le dio DuPont en 1937 al polimetilmetacrilato ((C5O2H8)n), resultado de la polimerización del metilmetacrilato mediante luz, calor o catalizadores químicos.

El nombre más conocido de este compuesto es la marca Plexiglás, y existen multitud de otras marcas registradas para él.

El material se desarrolló como un canditato a sustituir al vidrio, ya que cuenta con una elevada transparencia (alrededor del 93 %) y ligereza (densidad de 1,18 g/cm³), además de una alta resistencia a la intemperie, lo cual llevó a su utilización en el revestimiento de las cabinas de los aviones.

Se trata de un material que se puede tintar fácilmente, por lo que las marcas de estilográficas no tardaron en utilizarlo en sus plumas. El primer fabricante en hacerlo fue Waterman en su modelo Hundred Year durante 1939, pero la pluma más popular que utilizó este material fue la Parker 51 que, aunque se diseñó en el mismo año, no se comercializó hasta 1491, siendo la pluma más vendida de todos los tiempos.

Propiedades del Lucite

Resulta conveniente conocer las propiedades de este material para conservar y, en su caso, restaurar plumas estilográficas confeccionadas con este material.

  • Alta resistencia al impacto. De diez a veinte veces superior a la del vidrio.
  • Resiste a la intemperie y a los rayos ultravioleta sin observarse envejecimiento.
  • Su dureza es similar a la del aluminio, por lo que es fácil rayarla con cualquier objeto metálico, aunque es sencillo pulirlo con pasta de pulimento.
  • Es posible mecanizarlo en frió, pero para doblarlo se necesita calentarlo, teniendo el cuenta que la temperatura de fusión son 160º C.
  • Su combustión es fácil y no es autoextinguible.
  • Resiste a muchos compuestos, pero es atacado por los siguientes: acetona, acetato de etilo, ácido sulfúrico, ácido acético, alcohol amílico, benzol, butanol, cloroformo, etanol y tolueno.