Saltar al contenido

Waterman C/F

Waterman C/F

El sistema de carga por cartucho es algo habitual en las plumas estilográficas actuales, pero esto no ha sido así siempre. Hubo un modelo que popularizó este sistema de carga y es del que os voy a hablar hoy: la Waterman C/F.

Hablo de popularizar y no de inventar, porque el sistema de carga mediante cartucho data de 1890, cuando «The Eagle Pencil Co.» puso a la venta una pluma con cartucho, basándose en una patente de C. W. Boman. Sin embargo, esta pluma y otros intentos posteriores no llegaron a cuajar en el mercado, quizá por los materiales que se utilizaban para fabricar los cartuchos: vidrio, cobre o celuloide. En cambio Waterman se decantó por el uso del plástico para los cartuchos que darían apellido a su modelo Waterman C/F (Cartridge Filler).

Vista de la pluma encapuchada

Historia

La pluma salió a la venta en 1953 y se atribuye su diseño a Harley Earl, diseñador de automóviles de General Motors, creador del Corvette y de muchos otros coches emblemáticos, aunque en las patentes de la pluma están a nombre de Donald Young, Robert Planholt y Frederick Hertzler, que trabajaban en el estudio de Earl en la época, por lo que es probable que el diseño corresponda a estos últimos.

El diseño de la pluma es tan estilizado y suavizado que hizo romper la línea que venía marcando Parker en la década de los 50, con sus plumas de plumín carenado que el resto de fabricantes imitaban debido a su éxito. Waterman llevó su diseño al característico de las plumas de los años 60, por lo que podemos decir que este modelo se adelantó a su tiempo. Parker reaccionó a esto disminuyendo el grosor y estilizando la pluma que lanzaría al mercado en 1956, la Parker 61.

Otra innovación fue inscrustar el plumín en la boquilla, como haría Sheaffer con sus característicos plumines «inlaid«, sin olvidar que hizo común la principal característica histórica de esta estilográfica: el sistema de carga por cartucho desechable.

Además de una importante campaña de publicidad, un modelo tan revolucionario necesitó de un demostrador para poder mostrar sus bondades y funcionamiento. Este modelo completamente transparente lo permitía:

Demostrador

En cuanto al precio de la pluma en su año de lanzamiento, se puede decir que dependía de los materiales, desde la más barata con un precio de 5.95 $ (unos 57 $ inflacionando el precio), compuesta de materiales calidad inferior en los metales, hasta los 15 $ (unos 145 $ actuales) correspondientes a los modelos con metales más nobles.

La pluma se dejó de comercializar en 1972, por lo que estuvo a la venta durante treinta años, a pesar de los cambios de propietarios de la compañía y, aunque se desconocen los datos de ventas de este modelo, se puede suponer que su aceptación fue alta debido su longevidad.

Descripción de la pluma

La estética de la pluma es muy agradable, con sus líneas suavizadas y la perfecta combinación entre resina y metal. Es muy cómoda de manejar, ya que se adapta perfectamente a la mano, resultando muy fácil el escribir con ella. Es una pluma equilibrada tanto sin capuchón, como posteada.

Waterman C/F sin capucha
Pluma sin capucha

El plumín es ligeramente flexible y suave. Se desliza a la perfección sobre el papel, y su flujo de tinta es continuo y homogéneo. En el caso de esta pluma en particular, su material es oro de 14 ct, ya que se trata de la versión americana de la pluma. Las plumas fabricadas en Francia llevan un plumín de 18 ct.

Detalle del plumín
Detalle del plumín

El capuchón es muy agradable al tacto. Es liviano y está decorado con unas líneas gruesas verticales, formadas por líneas finas, en ligero relieve. En el aro del capuchón se puede leer la leyenda «Waterman Made in USA».

Capuchón de la pluma.
Detalle del capuchón

El clip es bastante prominente, aunque es cómodo. Se trata del mismo clip que se introdujo en la década de los 40 en el modelo Skywalker, y que sería modificando en plumas posteriores.

El cartucho

El cartucho está hecho de plástico, con un añadido de metal en la parte superior, que lo protege del muelle del cuerpo que hace que se ajuste perfectamente a la boquilla. Estos cartuchos no están a la venta actualmente, ya que no son estándar. Se pueden rellenar usando una jeringuilla. En el caso de no disponer de cartucho, se puede adquirir un convertidor aerométrico por unos 15 €.

Cartucho de Waterman C/F
Detalle del cartucho

Dimensiones

Longitud encapuchadaLongitud de la pluma sin capuchónDiámetro del barrilLongitud del capuchónLongitud del barrilPeso
135 mm127 mm11 mm64 mm74 mm15 g

Modelos

Se produjeron cuatro modelos de esta pluma, cada una con sus particularidades, con el fin de ajustar el precio, y en tres colores: negro onyx, verde azulado (teal blue) y rojo.

  • Waterman C/F 1500 con capuchón, clip y plumín dorados. Oro de 14 ct. Se vendía con ocho cartuchos de recambio a un precio de 16,50 $ (aproximadamente 160 $ inflacionando el precio), y a un precio de 24,75 $ (240 $ actuales) si se compraba junto el bolígrafo o el portaminas a juego.
  • Waterman C/F 1250 en oro de 14 ct, con el capuchón plateado y el clip y el plumín dorado, a un precio de 12,5 $ (121 $) y con el bolígrafo o lápiz mecánico a juego, 17,5 $ (170 $).
  • Waterman C/F 875 en oro de 14 ct, con el capuchón cromado satinado y clip y plumín dorado, a un precio de 8,75 $ (85 $) y 13,74 $ (133 $) con lápiz mecánica o bolígrafo a juego.
  • Waterman C/F 595 en acero inoxidable, con un precio de 5,95 $ (58 $) y 9,95 $ (97 $) con el bolígrago o el lápiz a juego.
Waterman C/F roja
Modelo 1800 en rojo
Modelo 595 en acero inoxidable

Debido a los diferentes cambios de propietario de la casa, la pluma dejó de producirse en Estados Unidos en 1957, por lo que existen más variantes de este modelo, como los que os muestro a continuación:

Modelo dorado
Modelo plateado
Modelo plateado efecto moire

Estos modelos de cuerpo metálico fueron fabricados en Francia.

Anuncios

La pluma fue anunciada en prensa en con numerosos anuncios, de entre los cuales descatamos los siguientes:

Este anuncio pone en relieve la oportunidad, según la marca, de hacer un buen regalo. En el anuncio se detallan todas las opciones de compra.

Este otro anuncio hace hincapié en la fácilidad de carga de la pluma, por utilizar cartuchos.

Mi opinión sobre la pluma

Hasta el momento, esta pluma es mi preferida, disputándose el primer puesto con la Parker 61. Curiosamente, ambas son de la misma época.

La escritura me resulta muy cómoda porque se adapta perfectamente a mi mano y la escritura es fluida y rápida. Además ese puntito flexible que tiene me encanta. Os dejo un vídeo con la revisión que hice de la pluma para mayor detalle.

Revisión de la Waterman C/F

Coleccionismo

Esta pluma es bastante abundante en el mercado de segunda mano. Es fácil encontrarla en cualquier sitio de subastas como Catawiki, Ebay, Todocolección o Mercado libre. Su precio oscila desde los 60 € hasta los 140 € para los modelos con cuerpo metálico.

A mi juicio se trata de una pluma que toda colección de estilográficas clásicas que se precie debe contener en alguna de sus variantes, ya que fue la pluma que marcó el paso de las líneas de diseño de los 40 a las de los años 60.

¿Cómo desmontar una Waterman C/F?

Desmontar esta pluma no es especialmente complicado. Las siguientes imagen muestran las piezas que la compone:

Despiece de una Waterman C/F
Despiece total de la pluma
Boquilla Waterman C/F desmontada.
Detalle del despiece de la boquilla

Tendremos que seguir estos pasos para desmontar la pluma:

  • Coloca cinta de teflón en la rosca de la boquilla, para evitar que resbale. También puedes colocar un clip entre dos agujeros continuos de los que dispone. No los coloques en agujeros opuestos, ya que puedes estropear el tubo de plástico que hay en su interior. Gira en sentido opuesto al de enroscar el cuero. Si resbala la boquilla en los dedos, puedes añadir una goma elástica enroscada en ella. Con esto saldrá el anillo metálico.
  • Empuja hacia arriba usando una herramienta dura, desde el plástico que va bajo el plumín y, poco a poco, saldrá el alimentador.
  • Para quitar el plumín basta con tirar de él.

Problemas de conservación conocidos

El metal de la pluma se oxida. Es importante guardarla sin tinta, ya que la humedad contribuye a oxidarla.

El capuchón no tiene ningún agujero de respiración, por lo que no está demás guardar la pluma con el capuchón sin enfundar completamente.