Saltar al contenido

Parker 50

Parker había intentando en 1970 fabricar una pluma metálica con el plumín integrado sin demasiado éxito. En cambio, se aprende de todos los errores y Parker pudo lanzar al mercado una pluma con esa particularidad, la Parker 50, también conocida como Falcon.

Historia

La pluma estilográfica salió a la venta en otoño de 1978 con un diseño estilizado y elegante, fabricándose en Reino Unido y Estados Unidos. En esta ocasión la odisea de fusionar el plumín sobre una boquilla de metal se consiguió a un coste de producción ajustado, ya que se utilizó acero en vez de titanio, cuya tenacidad haría inviable a su predecesora en diseño, la Parker T1.

Cuando la pluma aparecía en el catálogo de Parker en el año 1979, se ofreció solo el modelo Flighter a un precio de 25 $ (unos 78 € actuales).

Parke 50 "Falcon" Flighter
Parker 50 Flighter

Con la intención de reforzar el lanzamiento de la pluma, Parker encargó una edición limitada a 100 unidades en plata de ley de un halcón a Alex Jardine, miembro de la Society of Wildlife Artists.

La pluma era muy atractiva, por lo que se vendió muy bien y Parker decidió subir el precio en 1980 hasta los 30 $ (82 € inflacionando el precio).

Ese mismo año se puso a la venta una Parker 50 en acabado negro mate, llamado 50B o TX.

Parker 50 TX
Modelo TX en negro mate

Un año más tarde se lanzó al mercado la versión Gold o Signet.

Parker 50 Falcon Gold
Parker 50 Signet

El modelo Signet se ofreció en varios acabados, pero no duraría mucho en el mercado, ya que en 1982 la Parker 50 desapareció del catálogo de Parker debido a la subida de precio que el oro sufrió en la época, no sin antes sacar al mercado la versión marrón. Acabando, así, la serie, aunque existe un modelo Flighter Secretary que no apareció en el catálogo y que es extremadamente rara.

Parker 50 marrón
Parker 50 marrón

Descripción de la pluma

El barril y la boquilla de la pluma están fabricados en acero, estando estos integrados por un anillo bastante ancho. El modelo Flighter deja el acero a la vista, mientras que la negra y la marrón mate están lacadas sobre el acero, siendo de una tonalidad distinta a la del barril, como es el caso de la negra mate, cuya sección deja ver el acero. Por último, la versión Signet está galvanizada en oro de 12 ct.

La pluma tiene un diseño muy estilizado, futurista para la época y con líneas suaves y aerodinámicas, que resultaba muy novedoso en su momento. Pero Parker combinó la innovación con lo clásico.

Esta combinación viene de la mano del capuchón con su diseño clásico habitual en la marca. Su clip es la típica flecha introducida en la Parker 45, pero con las plumas significativamente más largas, como las de la P75. El clip se integra en el capuchón en la tapa, por lo que no hay necesidad de ningún rebaje en el tubo.

El plumín se integra en la boquilla, como ya hemos comentado, y no tiene agujero de respiración, dándole un aspecto de flecha. La pluma estuvo a la venta, en un principio, en tres puntos: fino, medio y broad (ancho). Más tarde el catálogo solo ofrecía un punto, al que llamaron «unitary«.

Presentación de la pluma

La pluma se puso a la venta con la siguiente presentación en estuche.

Caja Parker 50
Caja de la pluma para el modelo Signet

Junto con la caja se adjuntaban la siguiente documentación:

Papelería de la Parker Falcon
Papelería adjunta

Dimensiones

Longitud encapuchadaLongitud sin capuchónLongitud posteadaDiámetro del barrilPeso con capuchaPeso sin capucha
131 mm124 mm141 mm10,5 mm17 g11,5 g

Sistema de carga

La pluma se puede cargar mediante cartuchos o con un convertidor.

Detalle del convertidor
Detalle del convertidor

Problemas de conservación

El muelle interior del capuchón deja marcas en la boquilla en los modelos lacados, por lo que es conveniente guardarla sin apretar completamente el capuchón.

Decoloración de la boquilla de la Parker 50
Detalle del defecto en la boquilla

Por otro lado, el anillo se rompe fácilmente y no suelen estar a la venta, por lo que es necesario repararlo.

Coleccionismo

Las ventas de esta estilográfica fueron altas, pero solo se comercializó durante cuatro años, lo que hace que no haya muchas a la venta en el mercado de segunda mano. Esto no debe ser motivo para no incluirla en una buena colección, ya que junto con su predecesora en diseño, la Parker T1, y otros marcas que integraron el plumín en la boquilla, como hizo Pilot con su modelo MYU 701, es representativa de cómo se intentó innovar en el diseño de las estilográficas. Todo esto sin olvidar su belleza.