Saltar al contenido

Parker T1

La continua innovación en diseño y materiales que siempre caracterizó a Parker iba a hacer que a principios de la década de los 70 pusiera a la venta una pluma que rompería con los estándares de la época: la Parker T1. Conozcamos su historia.

Historia

La pluma se comercializó en 1970 con la intención de conmemorar la llegada del hombre a la luna, pero dicha celebración no salió del todo bien.

La pluma tenía que ser especial, por lo que Parker se atrevió a con el titanio para la fabricación de la pluma, algo insólito en la historia de las estilográficas y, siguiendo con las innovaciones, integró el plumín en la boquilla. A vista del usuario y, teniendo en cuenta la indiscutible belleza del modelo, nada podiá salir mal, en cambio no fue así.

El titanio es un materia muy duro, pero muy poco tenaz. Esta facilidad para la rotura se convirtió en un dolor de cabeza, ya que no solo los usuarios rompían la pluma, sino que en el propio proceso de fabricación también sucedía, lo cual, unido a la dificultad del trabajo con este material, elevó los costes extraordinariamente. Tanto es así que la pluma salió a la venta en 20 $, unos 125 € actuales inflacionando el precio, tuvo que subir el precio el mismo año de su lanzamiento a 30 $ (aproximadamente 180 € de hoy). Esto tampoco fue suficiente, ya que las quejas de los usuarios por la roturas de sus plumas, la imposibilidad de reparar el plumín debido al material del que estaba construido y la imposibilidad del proveedor para surtir a Parker con el suficente material para su fabricación, hizo que la pluma se retirara del mercado en 1971. Las cosas no siempre salen bien, incluso a casas tan importantes como Parker, creadora de la legendaria y casi perfecta Parker 51.

Descripción de la pluma

La pluma está construida íntegramente en titanio, separando un anillo dorado el barril de la sección, con una longitud total de 130 mm.

Pluma desencapuchada
Vista de la pluma y el capuchón

La forma y el material de la pluma la hacían verla «espacial», como versaba un anuncio de la pluma: «El material es tan duro que explora el universo en naves espaciales» o «El titanio es tan ligero que permite alcanzar tres veces la velocidad del sonido.». Sin duda esto era un reclamo en la época. El barril, con aumento progresivo de diámetro, acababa en una joya de plástico rojo rubí. En contraposición la sección de agarre, en progresiva disminuación del diámetro iniciado por el barril, dándole a la pluma forma oblonga.

El diseño de vanguardia de la pluma se contrastaba con un capuchón bastante tradicional ligeramente adaptado. Al típico capuchón con el grabado de la marca, junto al «Made in USA» correspondiente al lugar de fabricación de la estilográfica en la falda, se le añadía un clip chapado en oro, cuya punta es igual a la que se que se puso en la Parker 45 y unas plumas que se presentaron en la Parker 75. La tapa del capuchón sí cambia sustancialmente, ya que la joya de plástico rojo, encastrado en un anillo del mismo material que el clip, transparenta el logotipo de Parker.

Detalle de las Joyas de la Parker T1
Detalle de las joyas
Detalle del clip Parke T1
Vista del clip

Otro punto débil en cuanto a funcionalidad de la pluma es el plumín, que estaba integrado en la boquilla y que no escribía demasiado bien, en cambio no se puede negar su belleza. Su plumín estuvo disponible en tres tamaños: fino, medio y grueso.

Otra de las particularidades de esta pluma era que disponía de un tornillo en el alimentador que permitía regular el flujo de tinta de forma bastante bastante sencilla.

Detalle del plumín
Detalle del plumín
Ajuste de flujo de tinta
Detalle del tornillo ajustador de flujo de tinta

Parker vendía herramientas de titanio para ajustar el flujo de tinta de la pluma. Actualmente son difícil de ver, pero podemos ver su manual de instrucciones.

Manual del ajustador de flujo de la pluma
Manual del ajustador

Según el manual, parece ser que ajustar el flujo de tinta no era algo sencillo, ya que indica que si tras ajustar el tornillo, la pluma no funciona correctamente, se debe girar el tornillo en el sentido opuesto para conseguir que funcione. Todo en esta pluma son quebraderos de cabeza.

Se conocen dos acabados: el primero es de acero de cepillado y es el original de la pluma. El segundo, lanzado posteriormente, tenía el acero pulido y era más claro que el anterior.

Sistema de carga

La pluma se puede cargar con cartuchos o mediante convertidor.

Anuncios

Teniendo en cuenta la época en la que se vendió la pluma, en la que la carrera espacial estaba en la cabeza de todos, la publicidad iba acorde con los tiempos. Además se hacía mucho énfasis en el material de la pluma, tratándolo como un metal maravilloso, literalmente.

Anuncio Parker T1
Anuncio de 1970

Coleccionismo

Esta estilográfica está muy buscada por los coleccionistas, ya que es muy escasa en el mercado debido a que solo se produjeron 104000 unidades y, como hemos visto anteriormente, muchas se rompían. Esto hace que el precio en el mercado es bastante elevado, superando fácilmente los 1000 €.

Es una pluma realmente de coleccionismo, ya que no es funcional, así que la mayoría de los coleccionistas que la poseen no la usan.